La Cátedra Libre de Fauna Silvestre, un ejemplo del espíritu reformista universitario

Creada en 1999 bajo el lema reformista de docencia libre, en la Facultad de Ciencias Veterinarias, es la única en el paí  destinada a esta especialidad.

La Cátedra Libre de Fauna Silvestre está cumpliendo 20 años y proponiéndose nuevos desafíos a futuro..

La Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de Rosario fue creada en 1974, pero recién en 1999 se constituyó un lugar formal para abordar temáticas vinculadas con la fauna silvestre. La carrera tiene el nombre de medicina veterinaria, por lo que en un principio estuvo destinada solamente a los animales domésticos, pero luego surgió la necesidad de contar con un espacio para desarrollar conocimientos sobre la fauna silvestre.

El estatuto de la UNR prevé, a partir de lo establecido por la Reforma Universitaria de 1918, promulgar la docencia libre. “Conociendo los fundamentos reformistas llegamos a la conclusión que estaba todo dado para crear una Cátedra Libre de Fauna Silvestre, porque el estatuto de nuestra Universidad señala que se pueden tratar temas que no estén incluidos dentro del plan de estudios, siempre que tengan relación con la finalidad de la carrera. Es así como la fauna silvestre y su problemática de conservación tienen pertinencia en la carrera de Medicina Veterinaria”, recordó la docente titular Claudia Nigro.

La Cátedra Libre de Fauna Silvestre es única en el país, ya que no existe ninguna otra que esté destinada a esta especialidad en el resto de las Universidades Nacionales. Fue declarada desde sus inicios, de interés de las Cámaras de Diputados de Nación y Santa Fe, y de Interés Educativo por la Municipalidad de Casilda. “En el momento que creamos la cátedra era la segunda a nivel Sudamérica que se ocupaba de esta cuestión. La primera surgió en Venezuela”, destacó Nigro.

El objetivo que tiene la Cátedra Libre de Fauna Silvestre es el de abordar la problemática en torno a la conservación del patrimonio natural y cultural. Lo busca realizar en sentido amplio, ya que bajo el paradigma de docencia libre es abierta a la comunidad en general, para que esta accione a favor de la conservación. “Es importante que los ciudadanas y ciudadanos tomen conocimiento de la existencia de la fauna autóctona, la cual se encuentra protegida por una ley nacional. Y hay que hacer mucho hincapié en ésto porque la mayoría de los habitantes, ni siquiera registran la existencia de una legislación”, aclaró Nigro.

El equipo está conformado por la Coordinadora Académica y Médica Veteriniaria Claudia Nigro, la Licenciada Flor David, las Médicas Veterinarias Cintia Manoni, Mónica Díaz, María Carla Cortese, María de los Ángeles González y la Arquitecta María Romina David.

Haciendo historia dentro y fuera de las aulas

Uno de los logros más importantes de estos veinte años es haber conseguido incluir en la currícula de la carrera de Medicina Veterinaria una materia obligatoria que se encuentra en el quinto año. Ésta debutó en el año 2002, a partir de una reforma del plan de estudio. “Fue un hecho muy importante para nosotros porque garantizó que los egresados de nuestra unidad académica, tomen contacto realmente con toda la problemática, incorporen los conceptos básicos relacionados con la conservación y puedan utilizarlos en su vida profesional”, declaró Nigro.

La Cátedra Libre fue parte de la creación de la Red Argentina Contra el Tráfico Ilegal de Especies Silvestres (RACTES) en el año 2003. Estuvieron a cargo de la presidencia de la misma durante dos años, organizando seis reuniones nacionales, y movilizando a actores públicos y privados que tenían algún tipo de vinculación con el tema.

En 2007, el equipo presentó un proyecto conjunto con las autoridades de la Escuela Agrotécnica “Libertador General San Martín”, una de las tres entidades de educación secundaria dependiente de las UNR, para la creación del Área Natural Protegida “Florindo Donati”. Esta abarca el predio de trescientas hectáreas en donde se ubican la Escuela y la Facultad de Ciencias Veterinarias, que cuentan con este importante espacio verde. “Esta reserva urbana es la primera de la historia de Casilda y de la Universidad Nacional de Rosario. Ahora estamos llevando a cabo una iniciativa de revalorización comunitaria de este lugar, tratando de ponerla en condiciones educativas para que sea visitada por cualquier establecimiento escolar”, comentó Nigro.

La Cátedra puso en funcionamiento una campaña para desmascotizar a la fauna silvestre, que alcanzó a casi cinco mil personas. Una de las acciones llevadas a cabo consistió en una obra de teatro con títeres y estudiantes disfrazados, con el fin de que se comprenda la diferencia entre un animal doméstico y uno silvestre, entre otras cuestiones básicas. “Es importante que se tome conciencia de los daños que se hacen al ambiente y a la salud pública, cuando se tiene un animal silvestre como mascota”, sostuvo la especialista.

La labor de todos los miembros de la Cátedra Libre, hizo que se puedan abrir a la comunidad trece cursos de iniciación a la observación de las aves. Argentina es un lugar privilegiado para esta actividad, porque tiene mil cien especies de aves de las diez mil que se conocen a nivel mundial. Además, Santa Fe cuenta con más de cuatrocientas especies, y es por eso que con semejante número es necesario ponerla en valor aya que es una provincia privilegiada. “Llevamos a cabo estos cursos para que la gente repare en el valor que tiene nuestra zona, y entienda de lo que se trata esta actividad apasionante y conservacionista. También pudimos formar un Grupo de Observadores de Aves- Refugio de Horneros”, explicó.

 

Desde 2016, a través de un convenio, la Cátedra Libre de Fauna Silvestre está trabajando con la única ONG que existe en la República Oriental del Uruguay que trabaja la conservación y rehabilitación de las tortugas marinas: Karumbé. La bióloga María Florencia David, es la docente a cargo del sector vinculado a la rehabilitación.

También, a partir de las experiencias e investigaciones de los distintos miembros del equipo, se han elaborado un total de siete libros electrónicos, con el objetivo de difundir y divulgar las diferentes problemáticas del patrimonio natural. “En 2006, hemos participado, a través de la gestión de la Fundación de la UNR, en la elaboración de la Enciclopedia Geográfica de Santa Fe. En esa intervención tuvimos a cargo la elaboración del tomo que trataba sobre fauna y se convirtió en un producto muy interesante que trascendió en distintos ámbitos”, recordó Nigro.

Finalmente, en 2018, movidos por el espíritu de la docencia libre y la reforma universitaria el equipo presentó un proyecto para crear otra cátedra libre, pero en este caso sobre soberanía alimentaria. Una vez más, La Escuela Agrotécnica Libertador Gral. San Martín, acompañó la iniciativa y de esta manera, la Universidad Nacional de Rosario ya cuenta con su Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria. “A lo largo de estos veinte años hemos apadrinado la creación de distintas cátedras libres en facultades de otras universidades, con temas relacionados a nuestra especialidad o no. Un ejemplo, es la formación de la Cátedra Libre de Soberanía Alimentaría de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Buenos Aires, la que se convirtió en una de las más importantes de nuestro país. Actualmente, existe una red de Cátedras Libres de Soberanía Alimentaría y espacios afines, don la nuestra está incluida”, explicó.

Pensar más allá del presente

Tras veinte años de camino recorrido, se perfilan nuevos desafíos. Uno de los objetivos, es la puesta en marcha de la Asignatura Optativa “Salud Productiva Apícola”. En esta, las abejas ingresan formalmente en el mundo médico veterinario de la institución. La asignatura fue aprobada en marzo de este año y está en camino a su implementación.

Además de ocuparse de las tortugas marinas, el equipo de docentes investigadores está estudiando a las tortugas dulceacuícolas. En ese sentido, por primera vez se trabaja con la población silvestre de tortugas de agua dulce del Bosque de los Constituyentes, conjuntamente con la Municipalidad de Rosario. “Después de tantos años los objetivos siguen siendo los mismos, pero cada vez toman mayor relevancia porque la situación de la biodiversidad en el planeta se va agravando día a día y por lo tanto, el estado de emergencia se va ampliando. Hay que poner mayores esfuerzos en todo lo que hacemos y lo que ocurre alrededor de la cuestión de la conservación: como las producciones extractivistas de todo tipo, desde la agricultura intensiva agroindustrial hasta la minería a cielo abierto, y el impacto negativo que tienen sobre la biodiversidad”.

La Cátedra Libre de Fauna Silvestre ve la necesidad de seguir comunicando de manera más activa lo importante que es conservar el patrimonio natural y cultural. “Estamos buscando la manera de estar presentes en los intereses de los centennials; es decir, la nueva generación de jóvenes que habita el mundo. Es importante captar su atención con nuestros mensajes en las redes sociales, utilizando los nuevos lenguajes que utilizan para que conozcan la problemática y tomen conciencia de todos los problemas ambientales que existen actualmente y los que tendremos en el futuro, si no tomamos cartas en el asunto”, concluyó Nigro.