IGUALDAD DE GÉNERO LABORAL EN LA FACULTAD DE CIENCIAS VETERINARIAS

By 23 octubre, 2019Noticias y Novedades

Es importante destacar que todo esto es posible gracias al acompañamiento de nuestro Rector Franco Bartolacci.

Para conocer toda la información ingresa a la publicación…

Miércoles 23 de Octubre de 2019

Diario LaCapital de Rosario

La Facultad de Veterinarias apuesta a la igualdad de género laboral

Ya fueron entrevistadas 12 aspirantes, de las cuales serán seleccionadas dos choferes que estarán al mando del micro para el traslado de docentes.

En una clara acción que enaltece la igualdad de género en el trabajo, la Facultad de Ciencias Veterinarias que la Universidad Nacional de Rosario (UNR) tiene en Casilda contratará mujeres para conducir el colectivo que en poco tiempo pondrá en funcionamiento la institución para el traslado de docentes rosarinos hasta la ciudad cabecera del departamento Caseros.

La decisión adquiere aún mayor relevancia porque surge luego de la medida judicial que ordenó al municipio de Rosario reincorporar a cuatro colectiveras que, aunque reunían las condiciones de aptitud para conducir, fueron “discriminadas” al haber sido reemplazadas por hombres.

Ese fue el corolario de un recurso de amparo que allanó el camino para que las damnificadas sean reintegradas a la planta de choferes de la empresa estatal de transporte Movi para volver al “bondi”.

La sentencia que dio por probada la “discriminación” denunciada por las trabajadoras no solo constituye un antecedente jurídico sino un fuerte espaldarazo a las políticas públicas con la vista puesta en la igualdad de oportunidades.

En ese contexto se inscribe lo dispuesto por el decano de Veterinarias, Mariano Gárate, quien desde que asumió el cargo, hace pocos meses, se fijó junto a su equipo de colaboradores llevar adelante una gestión que reivindique el tema a través de acciones concretas por medio de la creación de la Secretaría de Género y Sexualidades.

Así lo manifestó ayer a La Capital para sintetizar el espíritu del proyecto inspirado en el concepto de “igualdad” que suele ser mancillado por conductas discriminatorias, como las descriptas, que aún afloran en la sociedad a pesar del avance logrado a instancias de demandas de paridad de derechos planteadas fundamentalmente por movimientos feministas y otras organizaciones sociales.

“La iniciativa va en sintonía con la impronta que le estamos dando a nuestra gestión en políticas de género”, explicó Gárate. Y en esa línea dijo que influyó en su decisión, que cuenta con el visto bueno del rector de la UNR, Franco Bartolacci, lo sucedido en Rosario con las mujeres que reclamaron, con éxito, “tener las mismas oportunidades que los hombres en la conducción de colectivos en el transporte público de pasajeros”.

Asimismo, dijo que concibe lo impulsado como “una manera de contribuir a dar gestos hacia la sociedad y, en particular, a nuestra facultad de que las mujeres también pueden estar al frente de esta actividad laboral”.

Dijo que la “propuesta fue conversada y consensuada con el rector, que se mostró entusiasmado y dispuesto a sumarse rápidamente”, al tiempo que destacó el trabajo desplegado desde el área de género de Veterinarias para avanzar y darle forma a lo emprendido con el acompañamiento de mujeres rosarinas que protagonizaron el reclamo judicial que les devolvió el derecho de poder ser choferes de colectivos.

Es que luego de ser contactadas abrieron las puertas para despertar el interés de 12 colegas que necesitan trabajo y consideran lo surgido en Casilda como una buena oportunidad laboral que merece ser aprovechada.

Las integrantes del grupo de aspirantes a ocupar los dos puestos de choferes que inicialmente están disponibles, fueron entrevistadas a principios de esta semana en el marco de un proceso de evaluación que además de tener en cuenta el curriculum prevé una prueba de manejo que se realizará en jurisdicción casildense sobre ruta nacional Nº 33 y un circuito ya establecido dentro del radio urbano.

La selección de las conductoras será clave para la puesta en marcha del servicio de transporte con el que volverá a contar la Facultad de Veterinarias en pocos mesas más ya que, de no surgir imprevistos, el colectivo, que ya fue comprado, comenzaría a operar en el inicio del próximo año lectivo.

Al menos así lo indicó Gárate, quien se mostró satisfecho por el resultado que dejaron las entrevistas a las interesadas en manejar el micro.

Se trata de un coche marca Mercedes Benz 500 con capacidad para 46 pasajeros y equipado con todas las comodidades necesarias para un traslado seguro y apacible.

“Las entrevistas fueron conmovedoras, especialmente por las historias de vida que contaron”, sintetizó el titular de Veterinarias para luego contar que “no solo tienen voluntad y vocación de trabajar en esta tarea para la cual se capacitan y cuentan con carné de conducir habilitante aunque lamentablemente no tienen muchas posibilidades de trabajo, razón por la cual lo que impulsamos desde Veterinarias es una apuesta fuerte para, al menos, contribuir a satisfacer en parte sus necesidades”.

El facultativo insistió con el “esfuerzo” que deben hacer las mujeres que quieren ser conductoras de colectivos al punto que para capacitarse “sacan plata de su propio bolsillo para realizar prácticas de manejo con un vehículo que alquilan”.

Lo positivo del revelador relato es que se convirtió en el punto de partida para evaluar la posibilidad de crear en Casilda una escuela para colectiveras.

Eso fue lo que dejó deslizar Gárate tras indicar que “tal vez podríamos disponer del colectivo en el horario que no estará cumpliendo servicio de traslado para la facultad, que es de 8 a 17”.

El coche para trasladar a docentes rosarinos que dictan clases en esta casa de altos estudios de la UNR no sólo permitirá a los profesores la disponibilidad de un medio de trasporte para concurrir al trabajo sino abaratar costos con relación a lo que gastan actualmente al tener que movilizarse en coches particulares o micros interurbanos para cumplir con sus obligaciones.

La unidad que, licitación mediante, fue adquirida para la institución universitaria sería entregada el próximo mes a la Facultad de Veterinarias, aunque recién será afectada al servicio el año que viene.

Cabe destacar que el último transporte que tuvo el establecimiento dejó de funcionar hace casi dos décadas al quedar fuera de circulación un coche que había sido adquirido en 1987 y fue usado durante años.

La decisión impulsada desde la facultad casildense bien podría considerarse un modelo a imitar para otras instituciones educativas o de otra índole que encaren proyectos que garanticen la generación de puestos de trabajo que habitualmente, por cuestiones culturales u otras razones, suelen ser ocupados por hombres.

El primer paso está dado, ahora sólo resta esperar que lo sembrado tenga los frutos esperados.